Blog

JUEGOS DE BOLOS EN LAS MERINDADES Y COMARCAS LIMÍTROFES

MANUEL LÓPEZ ROJO

publicado a la‎(s)‎ 7 jul. 2020 3:14 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 7 jul. 2020 3:19 ]

Hace años escribía cartas a los Ayuntamientos y a las Escuelas de las Merindades con la intención de que tomaran iniciativas sencillas y revitalizadoras, para que un juego que había sido parte de nuestra identidad, recuperase el aliento.

El conocimiento del pasado nos ayuda a comprender el presente y una de las personas que me apoyó en esa ardua tarea de manera entusiasta, fue Manuel.

Nacido en Fresnedo, recordaba nítidamente los tres juegos de bolos que había en su pueblo cuando era niño y ya de mayor, con la aquilatada sabiduría de un Catedrático de Paleografía y Diplomática, investigó en profundidad el Archivo Histórico de las Merindades.

Por las Actas Municipales por él estudiadas, sabemos que antes de que mediara el siglo XVII, los regidores de cuatro pueblos: Mozares, Campo, Torme y Miñón fueron sancionados con una multa de 200 maravedíes, por retarse a los bolos en el Soto de Villarcayo en lugar de acudir a la Junta de la Merindad de Castilla la Vieja, como era su obligación y que no fueron los únicos porque por las mismas fechas y por motivos semejantes, las Actas reflejan que fueron multados los regidores de Escaño, Escanduso, Tubilla y Cigüenza.

Manuel nos ha dejado pero ahí quedan sus escritos y el recuerdo de su vital entusiasmo. Ars longa, vita brevis...

Óscar Ruiz, julio 2020.

Enseñando, aprendemos

publicado a la‎(s)‎ 11 may. 2020 11:59 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 23 may. 2020 2:08 ]

Dicen que a los pequeños no les gustan los bolos y no es cierto. Cuando llego cada verano a mi pueblo, muchos niños y niñas me ponen una sonrisa. No es casualidad y aunque al principio me sorprendía, pronto me di cuenta de que era porque les había estado enseñando a jugar desde que tenían 6 o 7 años. Y la fórmula es sencilla: bolas adecuadas, mostrarles la técnica, ponerles en partidas equilibradas de 4 contra 4 como mucho… y observar y corregir (nada de regañar) y si lo haces así, dejando que fluyan su imaginación y estrategia al colocar los “micos”, observarás que a la inmensa mayoría de los niños y niñas les gustan los bolos. En realidad lo difícil es que no les gusten. Más adelante vendrán los concursos que es lo de menos y no al revés.

Y recuerda que para nosotros también es positivo porque, como decía Séneca: "docendo discimus"... Sí, piénsalo: enseñando, aprendemos...

Óscar Ruiz, mayo 2020.

Los Bolos: World Heritage

publicado a la‎(s)‎ 3 feb. 2020 11:57 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 11 may. 2020 12:04 ]

Para salvaguardar las diversas variedades ancestrales de bolos masculinas y femeninas, se precisa trabajar en tres líneas convergentes:

2.- Promoverlos en la Escuela como un deporte más, con una especial significación antropológica cultural. 

3.- Conseguir que la UNESCO incluya las diversas modalidades ancestrales de Europa (tanto las federadas como las que no lo son), en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Óscar Ruiz, febrero de 2020.

Bola agarrada

publicado a la‎(s)‎ 27 dic. 2019 3:57 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 11 may. 2020 12:04 ]

Una bola “agarrada” es una bola que se eleva más de lo razonable por no soltarla a tiempo. También se la llama bola “colgada” o “enganchada” y las consecuencias no suelen ser buenas, no solo por el lanzamiento concreto en sí sino porque, psicológicamente, puede afectar al jugador en las tiradas sucesivas generándole una inseguridad que no pocas veces es aprovechada por los rivales. Además de ser una bola que en la mayoría de las ocasiones no tira los bolos que desea el jugador, se puede romper al caer desde tanta altura. 

En mi pueblo la bolera está rodeada de frondosos nogales y cuando a alguien “se le cuelga” la bola es fácil escuchar:

— ¡Qué te ha pasado?

— Nada, ¡que se me ha agarrado la bola!

— ¿Qué ibas… a por nueces o qué?

Óscar Ruiz, diciembre 2019.

Variaciones

publicado a la‎(s)‎ 25 dic. 2019 5:48 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 26 dic. 2019 1:24 ]

El último reglamento de Bolos Tres Tablones, aprobado por la Federación Española de Bolos, se puede leer en este enlace en donde se transcribe fielmente las sucesivas incorporaciones de la comisión técnica de la federación, que aún están pendientes de ser actualizadas en su propia página web. Es el reglamento más importante por el que se rigen todas las competiciones oficiales de los deportistas federados y ha sufrido diversas modificaciones desde el 
año 1971 (p. ej. en 1971 el diámetro máximo de los bolas era de 25 cm, la cureña tenía una anchura de 35 cm, la distancia desde el cas al primer bolo era de 10,5 m y desde la línea de morra al primer bolo había 80 cm. Actualmente el diámetro máximo de los bolas es de 28 cm, la cureña tiene una anchura de 40 cm, la distancia desde el cas al primer bolo es de 10 m y desde la línea de morra al primer bolo hay 1 m). 

Hay otro reglamento de carácter regional publicado por la Federación de Deportes Autóctonos de Castilla y León, surgida en 1988, que está inspirado en versiones de los propios reglamentos antiguos de la Federación Española de Bolos, con algunas pequeñas variantes (p. ej. se indica que la anchura de la cureña debe ser de 45 cm en lugar de los 40 cm que marca la Federación Española). 

Sería bueno que ambas federaciones unificaran criterios y adoptaran el mismo reglamento.

En cualquier caso, la estética y la espectacularidad del juego ha sufrido mucho con estas modificaciones. Como he planteado en otras ocasiones, pienso que sería bueno reducir el diámetro de las bolas al de 1971 e introducir una categoría específica de veteranos

La ambición y el envejecimento progresivo de los jugadores están en la raíz de estos cambios pasados. En primer lugar se amplió el diámetro de las bolas por el deseo de tirar más bolos y cuando los que lo habían propuesto empezaron a no llegar con el paso de los años, impulsaron la reducción de la distancia de tiro en vez de crearse, como parecía lógico, una categoría de veteranos. Lamentablemente, por estar en minoría, no hubo jugadores jóvenes que se opusieran con la suficiente decisión.

Óscar Ruiz, diciembre 2019.

Protección

publicado a la‎(s)‎ 24 oct. 2019 3:05 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 27 oct. 2019 1:39 ]

Antes de reformar o construir una bolera, debemos pensar en la protección de los materiales con los que luego vamos a jugar; es decir, los bolos y las bolas. Ya sabéis que hay varios tipos de boleras desde las más tradicionales a las más modernas. Yo, en concreto, y desde un punto de vista pragmático prefiero la combinación de hierro y tierra, reduciendo el cemento a su mínima expresión (tan solo en los cases de tiro). 

No soy, por lo tanto, muy amigo de las boleras de cemento pulido por la excesiva velocidad que cogen las bolas y el peligro latente de que se rompan al golpearse unas contra otras. En este tipo de boleras de cemento, no obstante, es imprescindible hacer —a poco cariño que se tenga a las bolas— o bien un foso profundo (imagen de la izquierda) o bien, como alternativa, un sistema de frenado adecuado (imagen de la derecha). Algunas boleras no tienen ni lo uno ni lo otro y las bolas tiemblan asustadas cuando se ven obligadas a jugar en ellas. 

El primer impacto de la bola cuando se tira sobre los bolos, es otro sitio al que hay que prestar la debida atención ya que o
tro error habitual que se sigue cometiendo, cuando se encargan "cureñas" metálicas, es escatimar en las dimensiones del hierro empleado. Sin embargo una chapa más grande en anchura y longitud, con los bordes romos y que tenga marcada la "cureña" en su interior desde su forja, es mucho más razonable para proteger las bolas, que hacer la chapa del tamaño exacto de la "cureña" porque si todo el mundo pegase dentro no habría problema pero, como todos sabemos, no siempre es así. 

Por ejemplo, cuando se tira a cuatrear a la calle de la mano (fijaos en la foto) a veces hay pegadas no deseadas en la zona de puntos rojos. Si en dicha zona hay cemento, como ocurre en muchas boleras, este se deteriora con los impactos y a la larga es fatal para las bolas pero si por el contrario hay metal (20 cm al menos por el lateral y más por la morra) como en esta imagen que corresponde a la bolera de Arroyo de San Zadornil, las bolas no sufren que es lo que siempre debemos intentar.

Óscar Ruiz, octubre 2019.

Nobleza

publicado a la‎(s)‎ 21 oct. 2019 8:41 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 22 oct. 2019 7:33 ]

Hay personas que califican los campeonatos, sobre todo, por la cantidad e importancia de los premios que dan. Está bien sin duda, pero a mí me gusta más considerar en primer lugar a los concursos, por la nobleza de 
las personas que los organizan y cómo reciben a los foráneos, sean buenos o malos jugadores. ¿Quiénes apuntan y cobran las inscripciones, lo hacen con amabilidad? ¿Quiénes hacen de árbitros están atentos y son ecuánimes?.. Sí, en este tipo de detalles aprecias la calidad de las personas, su empatía y son muy importantes, no solo para el juego de bolos sino para mejorar las relaciones entre los pueblos. 

De este verano, tengo un grato recuerdo de una señora que apuntaba y cobraba en un campeonato de bolos en Hoz de Arreba. Tranquilidad, afabilidad, agilidad, eficacia,… son palabras que la definían y ni siquiera se alteró cuando el tropiezo de un curioso, derramó líquido sobre las hojas en las que apuntaba los nombres con la pulcritud de una hábil amanuense.

Óscar Ruiz, octubre 2019.

Cuatro categorías

publicado a la‎(s)‎ 20 sept. 2019 5:37 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 20 sept. 2019 5:39 ]

Este verano estuve viendo el campeonato de España de segunda categoría de Bolos Tres Tablones, en Villarcayo y me sorprendió que, aparte de unos pocos jóvenes, había muchos jugadores mayores que apenas podían con la bola. Algunos tiraban con auténticos “corchos” y era una pena ver el gran esfuerzo que hacían por llegar. Es una lástima que no se dignifique a este amplio número de personas, creando una categoría de Veteranos con normas específicas adaptadas a su edad.

En realidad creo que debería haber cuatro categorías, tres en las que no fuese el ganar o el perder sino el número de bolos derribados, lo que determinase la pertenencia a ella:

Primera = +315 bolos
Segunda = +275 bolos
Tercera = -275 bolos

Y luego una categoría excluyente (incompatible con las otras tres) de Veteranos en la que pudiese participar todo el que quisiera que tuviera más de 60 años con unas características especiales:

- Distancia mínima de 9 metros.

- Tamaño máximo de bola no de 28 cm, ni siquiera de 25 sino de 23 cm de diámetro.

- Límite del peso a 4 kilos y bolos ligeros de madera (abedul, avellano, acacia,...).


Óscar Ruiz, septiembre 2019.

Bolos con el mico y pasabolos en la misma cureña

publicado a la‎(s)‎ 23 abr. 2019 3:42 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 24 oct. 2019 3:10 ]

Al fondo, la iglesia de Para (Espinosa de los Monteros) nos hace reconocer la ubicación de las dos fotografías.

La foto de la izquierda aparece en la revista de Pasabolo nº 5, atribuida por equivocación al cercano pueblo de Barcenillas de Cerezos. No sabemos la fecha; tal vez de los años 90. Se trata de la bolera de Pasabolo Tablón “El Campo”. Fijaos que tenía “parabolas”, es decir, un parapeto de neumáticos para frenar la bola .

La foto de la derecha es anterior. Está datada hacia 1955-60 y su propietaria es Elena Martín. Aunque no se ve toda la bolera, a la izquierda se aprecia muy bien la viga final que frenaba las bolas. No había aún el "parabolas" propio del Pasabolo Tablón porque, probablemente, se jugaba por entonces en Para, como en tantos pueblos de las Merindades, a un juego de bolos mixto primitivo, de bolos con mico y pasabolos, que está en el origen de los deportes modernos de Bolos Tres Tablones y Pasabolo Tablón. 


Me gustan ambos deportes, practico el primero pero disfruto con la diversidad de aquella manera primitiva y sabia de jugar por lo que, en ocasiones, juego con los amigos, en la misma partida, tanto a bolos con el mico como a pasabolos, tirando desde el “cas” y sin carrera. Obliga al jugador a tirar la bola más rasa, sin tanta parábola y confiere al juego, la espectacularidad con que jugaban nuestros abuelos que recuerdo muy bien de mi infancia. Para mí, ahí se encuentra el jugador total, en el juego libre e imaginativo que representa la complejidad frente a la simplificación.

Bolas públicas, reducción del diámetro de las bolas a 25 cm, control de peso,... son otras de las ideas que, en mi opinión, harían de los Bolos Tres Tablones un deporte más complejo, igualitario, divertido y emocionante.

Por cierto, no busquéis esta bolera, ya no existe. En su lugar hay un parque de juegos infantiles, un ejemplo más de la aculturación que sufre Las Merindades.

Óscar Ruiz, abril 2019.

Volumen, masa, densidad y bolas

publicado a la‎(s)‎ 22 mar. 2019 13:09 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 27 mar. 2019 4:09 ]

Supongamos que tenemos una bola de nogal muy pesada que nadie tira y queremos reducir su volumen hasta lograr un peso deseado. Para conseguirlo debemos encargarle al artesano que tornee la bola entera salvo lógicamente por su “agarradera”, “asa” o “llave”, porque si no la estropearíamos. Conocemos el peso de la bola pero no sabemos en cuánto se nos quedaría si le quitamos un centímetro, dos o más de diámetro. Si hallamos el volumen y la densidad nos haremos una idea más precisa.

El primer paso es calcular la masa que tendría la bola si no hubiésemos tallado la “agarradera”. Para conseguirlo hay que llenar la agarradera con un material de una densidad semejante al nogal que, aproximadamente, está entre 0,6 y 0,8 g/cm3. Si lo rellenamos de serrín la densidad es más baja entre 0,31 y 0,51 g/cm3 y si lo hacemos de arena fina, más elevada entre 1,4 y 1,65 g/cm3. Basta con que multipliquemos o dividamos el relleno por dos para calcular, aproximadamente, la masa que tendría la bola si aún no se hubiera tallado la “agarradera”.

Supongamos que la bola tiene 28 cm de diámetro y 8000 gramos de masa, incluido el peso estimado del interior rellenado de la “agarradera”.

Después hallamos el volumen de la bola multiplicando 4 por PI (3,1416) por el radio (14 cm) al cubo dividido entre tres:

Volumen de la bola = 4πr³/3


 Diámetro (cm)  Volumen (cm3) Masa (g) Densidad (g/cm3) 
  28 11494,07 8000 0,696 
  27,5  10889,24 7579 0,696 
  27 10306,02 7173  0,696 
  26,5  9743,99  6782  0,696  
  26  9202,79 6405 0,696 
  25,5  8682,01 6043 0,696 
  25  8181,25  5694 0,696 
  24,5  7700,13 5359  0,696 
  24   7238,25 5038 0,696 
  23,5  6795,22 4730 0,696 
  23  6370,64 4434 0,696 


Fórmulas:

Volumen de una esfera = 4πr³/3 (4*PI*radio al cubo/3)

M = d*v (masa = densidad*volumen)

D = m/v (densidad = masa/volumen)

V = m/d (volumen = masa/densidad)


Si la bola de 28 cm pesa 8000 gramos (relleno de la “agarradera” estimado incluido) hallaremos la densidad:

8000 g de masa/11494,07 cm3 de volumen = 0,696 g/cm3 de densidad.

Si quisiéramos reducir el peso hasta aproximadamente unos 6000 gramos, viendo la tabla sabríamos que con 25,5 cm de diámetro pesaría 6043 g = 0,696 g/cm3 de densidad x 8682,01 cm3 de volumen. A este peso habría que restarle el que hubiéramos calculado al relleno del hueco de la “agarradera”, para saber el peso exacto en que se nos quedaría la bola.


Óscar Ruiz, marzo 2019.           

1-10 of 59