Blog‎ > ‎

A la tercera...

publicado a la‎(s)‎ 3 sept. 2016 9:03 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 13 mar. 2017 5:14 ]
El primer año dimos una excelente bola de nogal como premio al campeón. Fue un error porque el vencedor la quería conservar como trofeo y no jugar con ella. 

El segundo año sorteamos una excelente bola de nogal, entre todos los participantes, a cara o cruz. Fue un error porque el que obtuvo la bola se la guardó para sí como si de un trofeo se tratase.

El tercer año sorteamos una excelente bola de nogal, entre todos los participantes, a cara o cruz pero con la condición de que pasase a ser propiedad común del pueblo del jugador afortunado.

La excelente tercera bola de nogal pudo, por fin, cumplir su cometido: ¡JUGAR! 

Conclusión: en lo sucesivo, en nuestros concursos (campeonato histórico y brazo largo ) las bolas que se sorteen no las ganarás para ti sino para tu pueblo de las Merindades en el que vives o veraneas. Actuarás como donante comprometido con un proyecto.

Recuerda, en cualquier caso, que lo más interesante de los bolos no son los campeonatos sino las partidas que echas con tus amigos en las que dejas volar tu imaginación. Si solo juegas con el “mico” a la “mano” y al “pulgar”, te pierdes todo el universo de ricas posibilidades que tanto apreciaban nuestros abuelos.

Óscar Ruiz, septiembre 2016.