JUEGOS DE BOLOS EN LAS MERINDADES Y COMARCAS LIMÍTROFES


Las Merindades es una extensa comarca con más de cuatrocientos pueblos diseminados en escondidos valles. En todos ellos se ha jugado a alguna modalidad de bolos(tres tablones, pasabolo tablón o las dos) aunque actualmente hay muchos pueblos en los que, por falta de jugadores,
la bolera está en desuso. Aquí se puede ver la ubicación en el mapa de algunos de los numerosos juegabolos.

La despoblación de la comarca, que se inicia en los años cincuenta del pasado siglo, afectó de una manera importante al juego de bolos ya que muchos pueblos, por su tamaño reducido, se quedaron prácticamente sin jugadores.  Muchos de estos jugadores emigraron a Madrid,  Burgos capital, Miranda de EbroVizcaya, Álava,  Barcelona, LevanteFrancia, América, etc... y allí llevaron su afición por los bolos y, en algunos casos, lo practican asiduamente.

En verano, sin embargo, las Merindades rebosan de gente. Algunos son los hijos del pueblo que vuelven a su terruño, y otros son foráneos atraídos por la belleza de su paisaje (vídeo sobre el patrimonio natural y cultural de las Merindades) y la benignidad de su clima;es entonces cuando más se juega a los bolos y es fácil iniciarse en este juego recurriendo a los vecinos de los numerosos pueblos
o participando en las diversas iniciativas que buscan mantener este ancestral juego.

Desde la Merindad de Valdeporres hasta el Valle de Tobalina siempre habrá jugadores de bolos dispuestos a echar una partida; además los dos municipios más grande de la comarca - Medina de Pomar y Villarcayo- tienen boleras en las que se juega asiduamente.

La conversión en deporte, como en tantos otros juegos tradicionales, se inicia en los años setenta, cuando se unifican reglas, se crean las federaciones y se comienzan a disputar  los Campeonatos de España, a los que, actualmente, acuden las boleras federadas de Madrid, Burgos y País Vasco.
Subpáginas (2): Imágenes de boleras Madrid