APROXIMACIÓN ANTROPOLÓGICA AL JUEGO DE BOLOS EN EL VALLE DE MANZANEDO (BURGOS).



El Valle de Manzanedo(ver mapa) está formada por dieciocho pueblos y, en todos, había una o varias boleras, no sólo de adultos sino también infantiles, lo cual es un claro testimonio de que el juego de bolos tenía una gran transcendencia  lúdico-cultural para sus habitantes; afortunadamente, aún en varios pueblos se sigue manteniendo.

La práctica del juego de bolos en el Valle de Manzanedo se remonta a tiempos inmemoriales. Poco se ha estudiado sobre los orígenes de los bolos, pero sabemos que los monjes del Monasterio cisterciense de Santa María de Rioseco, hacia 1610 renovaban, por ejemplo, su vieja bolera( Cadiñanos Bardeci, Inocencio. El monasterio cisterciense de Santa María de Rioseco. Historia y Cartulario. Villarcayo, 2002).

Cuestionario: Desde aquí animamos a los habitantes y descendientes del Valle de Manzanedo, interesados en la recuperación de una parte esencial de su patrimonio cultural, a que rellenen el cuestionario sobre los bolos de su específico pueblo de origen.

Estamos especialmente interesados en datos y fotografías antiguas, relacionadas con los bolos, así como encontrar personas dispuesto a hacer un atractivo vídeo que integre los bolos y el patrimonio de cada pueblo del Valle de Manzanedo(ver vídeos).  

En breve, tendremos el cuestionario etnográfico de al menos un pueblo del Valle de Manzanedo, Cidad de Ebro, que amablemente nos lo está rellenando, con la colaboración de los vecinos del pueblo, Juan Luis Díez Pereda.

Más abajo iremos activando la información que vayamos recabando de cada uno de estos pueblos:
Argés, Arreba, Cidad de Ebro, Consortes, Crespos, Cueva de Manzanedo, Fuente Humorera, Manzanedillo, Manzanedo, Mudóval, Peñalba de Manzanedo, Población de Arreba, Quintana del Rojo, Rioseco, San Martín del Rojo, San Miguel de Cornezuelo, Vallejo y Villasopliz.
Subpáginas (1): Cidad de Ebro