Blog‎ > ‎

Cómo hacer un campeonato conjunto de Bolo Pasiego y Tres Tablones sin perder identidad

publicado a la‎(s)‎ 5 oct. 2015 3:25 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 20 feb. 2017 8:36 ]

Hace un tiempo en un encuentro informal con el Presidente de la Federación Española de Bolos se habló, por pura casualidad, de esta cuestión. ¿Es o no es interesante? Creo que sí y se podría realizar, de una manera muy equilibrada y sencilla, para que ni una ni otra modalidad se sintiera perjudicada ni perdieran su particular identidad. Analicémoslo.

Los jugadores de Bolo Pasiego juegan en Cantabria  y, a pesar de jugarse en una sola provincia, están demostrando un gran dinamismo en la actualidad. Reciben, además, un apoyo importante del gobierno regional que, hace poco meses, ha declarado los bolos como Bien de Interés Cultural Etnográfico Inmaterial.

Los jugadores de Bolos Tres Tablones, por su parte, descienden en su inmensa mayoría, de la comarca de las Merindades, que limitan por el norte con las Villas Pasiegas. Juegan en las provincias de Burgos, Vizcaya, Álava y unos pocos en Madrid. Carecen, como deporte rural, de esa vitalidad que tenían en los años 80  pero hay leves indicios de regeneración, como juego ancestral, en algunos pueblos durante los meses de verano.  

Los bolos no entienden de fronteras. Ambas modalidades son hermanas con unas pequeñas peculiaridades que las diferencian:

1.- Anchura del tablón o cureña: Bolo Pasiego (30 cm.) Tres Tablones (40 cm.)

2.- Longitud del tablón o cureña: Bolo Pasiego (6 m.) Tres Tablones (4,2 m.)

3.- Tipo de madera de los bolos: en Bolo Pasiego maderas ligeras  (avellano,…). En Tres Tablones cualquiera pero suelen emplear para los campeonatos oficiales maderas duras (encina,…)

4.- Distancia entre los bolos: Bolo Pasiego (1,4 m.) Tres Tablones (1,1 m.)

5.- En Bolo Pasiego derribar el primer bolo junto con el mico( cuatro) vale un bolo. En Tres Tablones vale cinco bolos.

6.- En Bolo Pasiego no vale dar al mico(cuatro) con los bolos. En Tres Tablones sí.

7.- Si hablamos de los laterales, en Bolo Pasiego la bola debe marcar totalmente dentro de la cureña o tablón. En Tres Tablones con que marque una parte es suficiente.

8.- Lanzamiento de la bola: en Bolo Pasiego se pueden dar varios pasos al lanzar la bola pero no se debe sobrepasar nunca una línea que se encuentra a 8,6m. de distancia del primer bolo. En Tres Tablones se pone el pie directamente en una hendidura denominada “cas” que se encuentra a 10 m. del primer bolo y se da un solo paso al tirar. (ver vídeo)

Los siete primeros puntos son fácilmente asumibles para cualquier jugador de las dos modalidades pero sin embargo el octavo no porque, al lanzar la bola, el jugador de Bolo Pasiego se da impulso al principio y luego se frena antes de llegar a una línea, mientras que el jugador de Tres Tablones tira a pie quieto y, una vez que ha lanzado la bola, no tiene por qué frenarse. No se pueden fusionar, por lo tanto, ambas modalidades ni es conveniente para no perder identidad pero lo que hay que estudiar es si una u otra manera de tirar, en cuanto a las distancias, están razonablemente equilibradas y, para ello, no hay nada como recurrir a los jugadores que practican ambas modalidades.

Da la casualidad que tenemos un jugador de Bolo Pasiego en nuestra bolera de Tres Tablones de Madrid y hemos practicado las dos modalidades. Hemos llegado a la conclusión de que, en cuanto a la distancia de lanzamiento que es lo fundamental, las dos están muy  parejas y equilibradas. Puede que el jugador de Tres Tablones lance la bola, prácticamente, medio metro más atrás tras dar el paso pero, a cambio, no debe frenar su impulso como así hace el jugador de Bolo Pasiego. Por lo tanto, se podría hacer perfectamente un campeonato en el que cada jugador tirase indistintamente al estilo que quisiera, sabiendo que si un jugador no pusiera el pie en el “cas” de 10 m. no debería sobrepasar nunca la línea situada a 8,60 m. del primer bolo, y en el caso de que lo pusiera, solo podría dar un paso, antes de lanzar la bola.

Un campeonato de estas características sería, sin duda, bueno y beneficioso para ambas modalidades de bolos; para los cántabros porque podrían competir contra jugadores de otras provincias saliendo del ámbito estrictamente regional y para todos por su carácter dinamizador y enriquecedor.

El campeonato se podría ir alternando cada año entre boleras de Bolo Pasiego y Tres Tablones. Salvo en el octavo punto (cada uno podría lanzar la bola al estilo que desease), en los siete primeros se asumiría las normas que correspondan a la modalidad de bolos de la bolera en que se celebre y que, como ya he dicho, son fáciles de asimilar por todos.

Otra cosa ya distinta, es la idoneidad de las fórmulas empleadas en los campeonatos oficiales actuales (tanto los que hacen en Bolo Pasiego como en Tres Tablones) que, en mi opinión y pensando en el futuro, pecan de monótonas y no responden a toda la riqueza de nuestros respectivos juegos. Habría que hacer los campeonatos más igualitarios y, sobre todo, atractivos buceando en nuestros orígenes y combinando tradición con modernidad para que nuestros jóvenes se animen a practicarlo (limitar peso y volumen, bolas colectivas, enseñanza a los niños en las escuelas, etc.)

 

Óscar Ruiz, octubre 2015.