Blog‎ > ‎

Subvenciones

publicado a la‎(s)‎ 8 jun. 2018 1:39 por Óscar Ruiz   [ actualizado el 2 oct. 2018 3:20 ]

Seguro que conocerás casos de boleras, recientemente remodeladas con subvenciones públicas, en las que apenas nadie juega. En mi opinión es dilapidar el dinero y, en muchas ocasiones, se hace además con una más que lamentable falta de estética que no tiene en cuenta nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial. 

Una subvención debería estar vinculada a un programa deportivo concreto y luego rendir cuentas de que realmente se ejecuta. Yo pondría en primer lugar, por ejemplo, a aquellas boleras que justifiquen que enseñan a los niños o que realizan campeonatos priorizando las categorías infantiles. En las Merindades ¿conoces algún Ayuntamiento que organice clases o algún campeonato para los más pequeños?  

Es prioritario potenciar este juego entre los más jóvenes porque es divertido y forma parte de nuestra riqueza cultural y si no se sabe cómo hacerlo, ahí están los abuelos cuyo testimonio es indispensable, como verdaderos transmisores de una cultura ancestral no escrita. 

Óscar Ruiz, junio 2018.