APROXIMACIÓN ANTROPOLÓGICA AL JUEGO DE BOLOS EN ESPINOSA DE LOS MONTEROS (BURGOS)



En Espinosa de los Monteros( ver imágenes de boleras de Espinosa) y en los cinco pueblos que forman parte de su municipio, existió una gran afición tanto a los bolos como al pasabolo; ambos eran a fines del siglo XIX un único juego hasta que se escindieron en dos modalidades de bolos: los actuales Bolos Tres Tablones y el Pasabolo Tablón (véase artículo sobre el Valle de Mena). S
i en el juego de bolos tres tablones actual, simplemente, se redujese el diámetro de la bola al que tenía hasta hace pocos años (25cm.) y se incorporase la jugada antigua de pasabolos, sin carrera, sería como volver al siglo XIX, en mi opinión, a un juego mixto más rico y espectacular que el actual

Recuerda Bonifacio Alcorta que, en los años treinta, había al menos tres boleras de pasabolo en Espinosa de los Monteros; una al sitio de Pumarejo, otra detrás de la gasolinera en un gran patio al que se accedía por un portalón y otra en Los Campos.

En las Machorras se celebraban campeonatos de pasabolo el día de Nuestra Señora de las Nieves, el cinco de agosto, al menos hasta los años ochenta, y constituía una atracción turística espectacular.

Buenos jugadores había, en otros tiempos, tanto en Para de Espinosa como en  Santa Olalla o Quintana de los Prados. En este último pueblo, se llegaron a celebrar hasta cuatro campeonatos de España de Pasabolo Tablón de 1ª Categoría, entre 1968 y 1980, dos de ellos ganados por Julio Ortiz "el Zurdo", en una bolera rodeada de espléndidas cagijas centenarias.

Todavía se jugaba en Espinosa de los Monteros, a Bolos Tres Tablones a mediados de los años noventa, en la bolera "El Pedrero"que está junto al frontón, bolera que se está recuperando. 

Lamentablemente en Espinosa de los Monteros hemos pasado de jugar tanto al Pasabolo Tablón como a los Bolos Tres Tablones, a no practicarse ninguna de las dos modalidades aunque, por fortuna, hay indicios claros de que esta situación puede cambiar.

Inculcar la afición a los niños por sus juegos tradicionales, desde la educación primaria es muy importante, no sólo desde el punto de vista deportivo sino cultural. S
ería interesante que tanto el Colegio de Educación Infantil y Primaria Santa Cecilia como el Instituto de Educación Secundaria Obligatoria Conde Sancho García incluyeran, con la colaboración del Ayuntamiento y los jugadores veteranos que aún quedan, a los bolos en su programa curricular.

El juego de bolos es una manifestación cultural de carácter etnológico relevante que se practicaba como una vivencia colectiva, con un indudable efecto regenerador y social. Afortunadamente, aún en varios pueblos de las Merindades (Burgos) se sigue manteniendo (Mapa con boleras en Las Merindades y Fotografías antiguas y modernas). 

Los ancestrales bolos están interiorizados como parte de nuestra identidad, como testimonio de una práctica inmemorial en la que se fomenta la destreza, la fuerza y la precisión. Son, por lo tanto Cultura que debemos proteger, al igual que hacemos con las cuevas, las iglesias románicas o la naturaleza por lo que hemos propuesto a la Junta de Castilla y León su declaración como Bien de Interés Cultural de Carácter Inmaterial. La UNESCO urge a los países a proteger los deportes tradicionales y recomienda la promoción de los mismos en la escuela primaria y secundaria, muy especialmente en el área de educación física. 

Cualquiera con un mínimo de sensibilidad cultural puede iniciarse en la 
recuperación del juego de bolos en su pueblo de las Merindades, intentando rescatar lo mejor del pasado y proyectarlo en el siglo XXI. Sin embargo, Las Merindades sufren, como tantas comarcas, un lamentable proceso de aculturación y están necesitadas de iniciativas ilusionantes que aglutinen a ayuntamientos, juntas vecinales, asociaciones de padres y madres, claustros de profesores,… Las Escuelas de Bolos en los Centros de Enseñanza de las Merindades son necesarias, indispensables,... 

Tal vez tú no sepas jugar a los bolos pero tienes un abuelo o conoces a un señor mayor que ha sido un gran aficionado. Si es así, los datos que puedas recabar nos interesan y, si nos los envías, iremos activando poco a poco cada pueblo de nuestro 
mapa etnográfico e incorporaremos tu información a nuestra pequeña biblioteca antropológica

Lo ideal es grabar a esas personas pero, en caso de no poder hacerlo, es importante al menos, fijar por escrito los recuerdos de esos jugadores de bolos veteranos ya que tienen un valor antropológico incuestionable. Si puedes conseguir fuentes gráficas (fotos, vídeos,…) las incorporaremos a nuestro archivo fotográfico

Es importante que los datos provengan de diversas generaciones, pero son fundamentales los datos de personas mayores, lo más ancianas posible, con el objeto de contrastar el pasado con el presente, y a la vez preservar la memoria de nuestra cultura que, por no ser escrita, corre el riesgo de perderse para siempre. 

Más abajo iremos activando la información que vayamos recibiendo, gracias a tu colaboración, de cada uno de estos pueblos:

Bárcenas, Espinosa de los Monteros, Las Machorras, Para, Quintana de los Prados y Santa Olalla.