APROXIMACIÓN ANTROPOLÓGICA AL JUEGO DE BOLOS EN EL VALLE DE VALDEGOVÍA (ÁLAVA)

 

El Valle de Valdegovía está formada por numerosos pueblos y en gran parte hubo boleras de Bolos Tres Tablones (ver imágenes de boleras del Valle en esta recopilación de boleras de la provincia de Álava). 

Si observamos el mapa del Valle de Valdegovía, especialmente sus pueblos occidentales de Valderejo, vemos que aparece encajado en las Merindades; de ahí que la vitalidad que tenían los Bolos Tres Tablones en los años 70, en los cercanos Valle de Losa y Valle de Tobalina de las Merindades, consiguiera extenderse hasta pueblos orientales del Valle de Valdegovía como Fresneda o Espejo.

Alberto Diaz de Lezana nos indica que la modalidad de Bolos Tres Tablones se implantó en Fresneda, entre los años 75 y 78, cuando él apenas tenía unos siete años y se reformó la antigua bolera, creando la actual de Bolos Tres Tablones. Con anterioridad, era una bolera de tierra, también de nueve bolos, con unos tacos sobre los que se sujetaba los bolos con tierra. Se volvía de un costado, casi a bocajarro, porque los bolos estaban situados al fondo de la bolera. Las bolas eran iguales que las actuales, es decir, con una agarradera como se ve en la foto de los años 40 que nos aporta ( pienso que, 
probablemente, se trataba del “Juego de Nueve Gobiotarra” que fue arrinconado por la pujanza de los Bolos Tres Tablones que eran conocidos en Álava, en su día, como “Juego de Nueve Losino” haciendo referencia al Valle de Losa de las Merindades). En Fresneda —nos dice— tienen un torno industrial en las antiguas escuelas, dedicado únicamente a la fabricación de bolas burgalesas y de Palma de Cuatro (Bolo Alavés). Ángel Díaz es el maestro dedicado a la fabricación y suministro de bolas. Como curiosidad, nos indica que al cas siempre se le ha llamado pato en Fresneda (está denominación también se emplea en algún pueblo burgalés al sur del Ebro, en concreto en Villanueva Soportilla). 

A pesar de ser un pequeño pueblo, Fresneda ha sido el gran dominador de las competiciones oficiales de Bolos Tres Tablones durante estos últimos años, con jugadores excepcionales como Tobillas, Salazar,… 

Alberto nos dice que había boleras de Tres Tablones en casi todos los pueblos del Valle: Osma, Caranca, Astúlez, Corro, Quintanilla, Lalastra, etc. En Espejo desapareció la bolera de Tres Tablones a finales de los ochenta. En Cárcamo existieron dos, una de Bolos Tres Tablones y otra de Palma de Cuatro; igualmente en Villanueva aunque la de Tres Tablones, que conoció su padre, ya no existe. En Villamaderne solo hubo de Palma de Cuatro por lo que quizás en esa zona oriental, se puede fijar la máxima expansión de los Bolos Tres Tablones en el Valle de Valdegovía. Hoy en día (año 2011) —nos indica— solo en Bóveda y Fresneda, se juega a los Bolos Tres Tablones con cierta actividad

La expansión y vitalidad de los Bolos Tres Tablones en el oeste de Álava no solo se percibía en el Valle de Valdegovía sino incluso más al sur, en pueblos pertenecientes al municipio de Lantarón como Bergüenda, con su bolera situada al lado de la escuela. A comienzos de los años 80 —nos informa Jesús Sainz— hubo un gran desafío en la inauguración de la bolera de Bergüenda que tuvo una importante repercusión mediática saliendo, incluso, en los periódicos de la época. Participaron cuatro grandes jugadores de aquellos años, conocidos algunos por sus apelativos: "La Máquina" de Villanueva Soportilla, "El Panadero" de Espejo, Genaro de Escaño y Jesús de Puentedey. 

En la provincia de Álava  al igual que ocurrió en Vizcaya, Madrid o Burgos los Bolos Tres Tablones llegaron también a poblaciones más importantes, como Llodio o Vitoria-Gasteiz, con la emigración de numerosos jugadores de las Merindades en los años 50 y 60.

El juego de bolos es una manifestación cultural de carácter etnológico relevante que se practicaba como una vivencia colectiva, con un indudable efecto regenerador y social. Afortunadamente, aún en varios pueblos de las Merindades (Burgos) y alguno del Valle de Valdegovía (Álava) se sigue manteniendo (Mapa con boleras en Las Merindades y Comarcas Limítrofes y Fotografías antiguas y modernas). 

Cualquiera con un mínimo de sensibilidad cultural puede iniciarse en la recuperación del juego de bolos en su pueblo, intentando rescatar lo mejor del pasado y proyectarlo en el siglo XXI.

Tal vez tú no sepas jugar a los bolos pero tienes un abuelo o conoces a un señor mayor que ha sido un gran aficionado. Si es así, los datos que puedas recabar nos interesan y, si nos los envías, iremos activando poco a poco cada pueblo de nuestro mapa etnográfico e incorporaremos tu información a nuestra pequeña biblioteca antropológica

Lo ideal es grabar a esas personas pero, en caso de no poder hacerlo, es importante al menos, fijar por escrito los recuerdos de esos jugadores de bolos veteranos ya que tienen un valor antropológico incuestionable. Si puedes conseguir fuentes gráficas (fotos, vídeos,…) las incorporaremos a nuestro archivo fotográfico

Es importante que los datos provengan de diversas generaciones, pero son fundamentales los datos de personas mayores, lo más ancianas posible, con el objeto de contrastar el pasado con el presente, y a la vez preservar la memoria de nuestra cultura que, por no ser escrita, corre el riesgo de perderse para siempre. 

Más abajo iremos activando la información que vayamos recibiendo, gracias a tu colaboración, de cada uno de los pueblos del Valle de Valdegovía:

Acebedo, Astúlez, Bachicabo, Barrio, Basabe, Bellojín, Bóveda, Caranca, Cárcamo, Corro, Espejo, Fresneda, Guinea, Gurendes, Quejo, Mioma, Nograro, Osma, Pinedo, Quejo, Quintanilla, Tobillas, Tuesta, Valderejo (Lahoz, Lalastra, Ribera y Villamardones), Valluerca, Villamaderne, Villanañe y Villanueva de Valdegovía.